Blogia
sísifo

Carta abierta a Silvio Rodríguez

 Esta vez el tema debería ser "cosas de otros". Lo digo porque esto que os traigo no es mío: Es de mi hermana. Es una carta que ha escrito para el periódico. Y, a la espera de si se lo publican o no, he decidido que valía la pena que lo viera alguien. Aunque sólo sea los que entráis en mi blog (no tiene "audiencia" comparable con un periódico, pero es mi granito de arena)... porque a mí también me chirría que no se pueda ver a Silvio (precisamente a él) por una cuestión de economía domestica.

Te conozco hace muchos años. Perteneces a grandes y pequeños momentos de mi vida. Has puesto palabras a situaciones, pensamientos a los que no lograba nombrar, ... y ahora, ¿qué hago ahora contigo?

Leo en el diario que vienes de nuevo, tantos años después de la última vez que pude verte, en el Poble Espanyol de Barcelona, cuando, con un "ojalá pueda ser Cuba sí y Yanquis también", nos dejaste a todos en silencio, entregados, enamorados. Esta vez iba a ser diferente, no iba a estar yo sola: iba a compartir este concierto con mi marido y mis dos hijas, de 7 y 9, a quienes, de bebés, cantaba canciones tuyas cuando no podían dormir.

Entro hoy en la web para reservar las entradas y me enfrento a la realidad de las cifras. No puedo ir a verte.

No comprendo cómo se puede traer al Paraninfo de la Universidad el espíritu de Playa Girón, el sueño de serpientes, la canción en harapos, y a la vez, de alguna manera, prohibir la entrada a los que desean un Rabo de Nube, a los que buscan a su Unicornio, a los que alguna vez han cantado una Pequeña Serenata Diurna.

No voy a ser yo la que diga lo que tienen que ganar los demás, desde luego. No soy quién para juzgar y comparar, pero después de haber asistido a conciertos de otros Maestros que han pasado por aquí, desde Lluís Llach a Pablo Milanés, me duele en el alma tener que quedarme en la puerta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

sis -

Maika: Mi hermana no está en Barcelona, sino en Alicante. Va al paraninfo de la Universidad... No sé si eso te deja más cerca o más lejos de él...

Maika -

¡¡Adoro a Silvio Rodríguez!!.
Mejor no miro su web. Entre que tendría que ir a Barcelona, y el precio de la entrada...una pena.
Me encantaría verle en directo.
Una lástima.

Jose Luis -

Preciosa y triste carta. Es una pena que el arte tenga que tener un precio. Complementando lo que dice tu hermana, sería difícil establecer dónde acaba la cantidad que necesitan los músicos para vivir, y dónde empieza el negocio lucrativo.
Pero esta es la sociedad que hemos inventado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres