Blogia
sísifo

amigos pasados y futuros

Hace unos días contaba que me había llamado un amigo de la facultad. Hoy he comido con él.  Se va a trabajar fuera del país durante un tiempo y quería despedirse.

Es curioso ver cómo cambian las cosas; Para mí, Juan fue siempre aquel modelo a seguir: ya podía yo sacar las mejores notas de mi vida, que allí estaba Juan para mejorarlas y hacerme sentir que siempre habría alguien más listo que yo. Y como mi nivel de exigencia siempre ha sido elevado, seguía intentando superarme, y lo conseguía, pero como su nivel de exigencia no tenía nada que envidiarle al mío, seguía (siempre seguirá) siendo más inteligente que yo. Y le tenía gran envidia porque, seguramente, cuando él tenía 15 años ya debía haber leído más de lo que yo leeré en toda mi vida. Y con un agravante: ¡él lo recuerda todo! Yo en cambio, alter ego de Funes el Memorioso, olvidé todo lo que aprendí y casi todo lo que viví antes de la semana pasada.

Con el tiempo las cosas han cambiado, él se dedica a lo suyo, y yo a nada de lo que pensé dedicarme en toda la vida (¡y eso que quise ser un montón de cosas cuando era pequeña!). Y nos hemos "vuelto a encontrar".

Esta vez, yo ya no estaba tan preocupada por ser más o menos lista. Y él sigue siendo el tipo más listo que conozco. Pero eso ya no tiene importancia.

Porque, aunque ha venido a despedirse, tengo la sensación de que he recuperado a un amigo.

Porque me ha recordado algo que él mismo me enseñó en la facultad, y es que la amistad está por encima de todo eso.

Porque me doy cuenta de que, a un tipo tan listo, no se le ha olvidado que tiene una amiga como yo en algún lugar, para poder compartir su inteligencia y mis neuras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

sis -

Pues lo lamento, pero por lo que acabo de estudiar para el examen de genética (y por lo que aún puedo recordar) parece que el amigo alemán ese que te esconde las cosas a partir de cierta edad va siendo cada vez más común...
Por otro lado, sí: lo nuestro debe ser "familiar"... aunque es triste no heredar una casa en el campo, ni una cuenta millonaria, y heredar un desagüe cerebral... Nietzsche tenía la teoría de que en la falta de memoria de los animales radicaba su felicidad, así que, bueno, seremos pobres y “Dorys”, pero ¡felices desmemoriados!!

Sparrow -

Me alegra saber que no soy el único que piensa que tengo abierto un desagüe en el cerebro por el que se va casi toda la información que entra. ¿Es algo genético o simplemente algo común? Algo queda, supongo, pero me da mucha rabia no acordarme de qué iba aquel libro que alguien menciona de repente... y yo sé que lo leí! En fin, espero que nunca llegue a recibir la visita de ese alemán que te borra el cerebro cuando llegas a cierta edad...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres