Blogia
sísifo

Esperanza

Ayer, hablando con una amiga, me di cuenta de la diferencia entre la esperanza y las expectativas. Y de que son las expectativas las que nos destrozan.

La esperanza es un modo positivo de mirar hacia el futuro, es esperar cosas buenas, esperar que el porvenir sea lo que deseamos. Pero esa esperanza se trunca cuando le damos tintes de expectativa.

Ésta última es su pariente pobre. Es el deseo llevado a su máxima expresión de algo concreto sobre el futuro. Esperamos cosas concretas, amaneceres especiales y soñados con un color específico. Esperamos príncipes azules y cuentos de hadas... y la realidad nos sacude con toda su fuerza.

Así: desdeñemos las expectativas, que nada bueno auguran, no esperemos príncipes para encontrarnos ranas, ni palacios donde vivir para acabar en charcas. Esperemos. Sólo esperemos y tengamos esperanza, porque el futuro siempre llega y, si no esperamos nada concreto, seguro que no tendremos que luchar entre nuestra imaginación y la realidad cierta que nos encontremos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

esperanza y esperanza -

Sísifo te he dejado un par de comentarios arriba y luego he bajado y me he encontrado otra ‘esperanza’ :-) Y créeme que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
No sabía que me iba a topar con esta,(ojalá sea augurio) lo juro jamás miento más que por piedad. Meto la pata ¡buf! infinidad de veces eso si y a cada rato.

¿Desear encontrar un príncipe?
¡¡¡Si cuando quieres a una persona se trasnforma en tu príncipe!!!
Y en lo personal deseo encontrarme otra rana que cruja y sea así de salvaje y montaraz como yo para no estar preocupándome de protocolos y toda la parafernalia que me trae uango. Vivir feliz en una charca pero con agua cristalina y de agua limpia y que tenga la temperatura de los corazones.
Soy bastante comedida pero el mundo va patas arriba y lo tengo cada vez más crudo ¡¡¡porque a mi solo se me aparecen príncipes!!!

sis -

Hola Maika.
Es mi experiencia: Las espectativas siempre me destrozan. De hecho, aún no he conseguido superar la última... Te deseo suerte con las tuyas!!

Maika -

¡¡Hola!!.
Descubrí tu blog, si no me equivoco, a través del blog de Juan Cruz. Y me encuentro con esta entrada tan apropiada en este momento de mi vida.
Me encanta como lo has explicado y tienes mucha razón.
Así que te haré caso y tendré paciencia y esperaré...
Besos, guapa

sis -

Jo. No sé qué decir. Sé que la esperanza es de color verde, pero relacionarla con las expectoraciones (por muy verdes que también sean) me parece un abuso... jajaja
Bueno, espero que no nos arranquen nada del pecho, y que lo tengamos en él sea sano... aunque fuera verde!!

Sparrow -

También están las expectoraciones, que es un poco lo que pasa cuando tenías una expectativa muy anhelada y pasa todo lo contrario...

expectorar.
(Del lat. expector?re; de ex, fuera de, y pectus, -?ris, pecho).
1. tr. Arrancar y arrojar por la boca las flemas y secreciones que se depositan en la faringe, la laringe, la tráquea o los bronquios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres