Blogia
sísifo

con el lirio en la mano

con el lirio en la mano

Hace un par de días me timaron. El cómo no viene a cuento. La cuestión es que se llevaron 40€ y mi tranquilidad; de pronto me di cuenta de que ya no puedo estar tranquila ni en mi casa. Que cualquiera puede venir, contarme una historia, que yo me la crea, y estafarme del modo que le parezca oportuno.

Entonces, me acordé de una expresión que siempre me ha gustado, sobre esa típica gente que "de buena, tonta", a la que algunos definen diciendo "va con el lirio en la mano". Y así me vi... con el lirio en la mano, cual niña que va a la comunión, y que cree en los Reyes Magos, en el Ratoncito Pérez y en que en el mundo todo se arregla con una sonrisa.

Y lo peor de todo es que, incluso así, no aprendo. ¿Qué tiene mi cerebro que le impide pensar mal de la gente, desconfiar de los desconocidos (e incluso de algunos conocidos que también se lo merecen)?

Debe ser por eso que me gusta tanto esa flor, el lirio: porque no tiene dobleces. Porque no es como la rosa, que tiene espinas, ni como el clavel, que tiene tantas capas que nunca sabes cómo llegar al fondo, ni como las margaritas, que tanto "me quiere, no me quiere" se han vuelto indecisas y un poco calvas...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres